Aprovecha el 20% de descuento en Veritas Seguridad.

Promoción valida solo el mes de Noviembre.

3 mitos sobre la detección de mentiras en el reclutamiento

Si eres reclutador o entrevistador, es muy probable que, en al menos en una ocasión, hayas investigado cómo se puede detectar cuando un candidato miente. En este blog hablaremos acerca de 3 mitos sobre la detección de las mentiras en el reclutamiento y qué se puede hacer.

Pongamos como ejemplo a Pinocho, aquella marioneta creada por Geppetto, que obtiene vida propia y es caracterizada por crecerle la nariz cuando miente. Es muy probable que la mayoría pueda pensar que, si fuera así de sencillo detectar las mentiras en los demás, la vida podría ser más sencilla, aunque la realidad esto es debatible (imagina que repentinamente le crece la nariz a tu amigo o pareja cuando te dice que tu nuevo corte de cabello te queda muy bien; sería incluso doloroso saber la verdad y te preguntarías cuántas veces más te habrá engañado de manera similar). 

Pero detectar la mentira así de fácil en el reclutamiento sería un sueño hecho realidad, sin embargo, no existe un “efecto Pinocho”. Al ser la detección de mentiras un tema muy interesante para muchas personas y áreas es muy probable que los entrevistadores hayan obtenido información falsa o desactualizada. Es un tema importante del cual debemos hablar.

Por lo tanto, ¿qué es la mentira?

Aldert Vrij, psicólogo social y una de las autoridades más reconocidas en la detección del engaño, define a la mentira como “un intento, exitoso o no, sin aviso previo, de crear en alguien más una creencia que el comunicador considera falsa” (Vrij, 2008).

Aterrizado con un candidato, podría ser cuando este le cuenta al reclutador sobre cómo logró conseguir la meta establecida de su área, con lujo de detalle, pero sin haber sido él realmente el autor de dicho logro. Esto sería muy bueno detectarlo para saber que estamos ante un candidato fraudulento y que posiblemente no cuenta con la capacidad para el puesto, pero ¿cómo lo hacemos? Para ello, es importante que conozcas los principales mitos sobre el tema.

3 mitos sobre la detección de mentiras

01. El cuerpo delata las mentiras.

Muchos reclutadores son enseñados que, para detectar la mentira, es más fácil hacerlo observando los movimientos del cuerpo, ya que este supuestamente delata las verdaderas intenciones de la persona. Esto es falso.

Han existido varios metaanálisis sobre este tema y uno de los más destacados fue hecho por Bond & DePaulo (2006), donde se estudiaron más de 206 artículos sobre la detección de las mentiras. Se concretó que los movimientos corporales no son signos viables para detectar la mentira, siendo que el movimiento más “útil” para ello solo está ligeramente por encima del azar (54%), lo cual no es significativo. En otras palabras, tendrás la misma efectividad para detectar las mentiras si lanzas una moneda al aire en vez de “leer” los movimientos corporales.

Los estudios han continuado con diversos autores y, hasta la fecha, es la misma conclusión: no podemos determinar si alguien miente observando solo su conducta.

Probablemente has escuchado o leído que, si un candidato mira hacía arriba y a la izquierda, es porque está recordando algo visual, pero si es arriba y hacia la derecha, es porque está inventándolo. Esto también es falso

02. El movimiento de los ojos delata las mentiras.

Probablemente has escuchado o leído que, si un candidato mira hacía arriba y a la izquierda, es porque está recordando algo visual, pero si es arriba y hacia la derecha, es porque está inventándolo. Esto también es falso. La premisa viene de la Programación Neurolingüística, pero Wiseman & Watt (2012) se encargaron de estudiarlo, encontrando que no hay ninguna correlación entre la dirección de la mirada con la verdad o mentira.

03. Los mentirosos desvían la mirada.

Se cree que, cuando las personas mienten, desvían la mirada. Esto es, en cierta medida, falso, ya que tanto las personas que dicen la verdad como las que mienten lo hacen. Por lo tanto, tampoco es un factor viable para detectar mentiras, además de que ya describimos en el primer mito que no se puede detectar la mentira observando solo la conducta.

¿Qué se puede hacer?

Los datos anteriores pueden ser desalentadores, ya que continuamente se encuentra información alegando que detectar las mentiras es algo sencillo y pasivo (solo observando), pero la realidad es que es algo muchísimo más complejo. Si bien hay protocolos para evaluar la credibilidad, estos son mucho más complejos y extensos para explicarlos en este blog, por lo tanto, te recomendamos lo siguiente:

  • Tener presente los mitos anteriores y evitar basar tu evaluación exclusivamente en ellos, ya que, de confiarse, la evaluación puede ser poco precisa y rechazar a un candidato idóneo o ingresar a uno poco confiable.
  • Filtrar a tus candidatos adecuadamente y respetando los requisitos principales del puesto.
  • Realizar evaluaciones técnicas que comprueben el conocimiento que los candidatos, a veces, falsamente alegan tener.
  • Desarrolla un modelo de competencias necesarias para el puesto y comparar los comportamientos que el candidato presenta.
  • Realizar entrevistas.
  • Tomar referencias laborales.
  • Realiza evaluaciones psicométricas y de integridad estandarizadas.

Y recuerda…

En Adam Milo estamos para apoyarte, otorgándote evaluaciones de integridad estandarizadas a la población mexicana, que te ayudarán a detectar a los candidatos que representan un riesgo para tu empresa. Además, también nuestras pruebas psicométricas están especializadas para un gran abanico de posiciones y pueden adaptarse a tus necesidades específicas. ¡Contáctanos!

¡No esperes más! Solicita una demo gratuita y empieza a construir un entorno de trabajo más seguro.

Comparte:

LinkedIn
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Déjanos tus datos