Aprovecha el 20% de descuento en Veritas Seguridad.

Promoción valida solo el mes de Noviembre.

La integridad en la generación Z

Se ha hablado mucho últimamente en el ámbito laboral sobre denominar a la generación Z como la generación de cristal debido a que expresan abiertamente sus pensamientos y emociones, pero eso ¿Es verdad? 

Comencemos con ¿Quiénes son la Generación Z?

La Generación Z son aquellas personas nacidas entre mediados de la década de 1990 y principios del 2010 y actualmente ellos ya comienzan a formar parte de las empresas como trabajadores, en los que se ven influidos por aspectos primordiales como la Integridad que “responde al interés público con honestidad, honradez, legalidad, responsabilidad, respeto e imparcialidad” ICMA-ML, USAID (2020).

Lo cual se relaciona directamente con el cómo es que esta generación actúa antes las diferentes situaciones y los puestos que existen, es decir, con jefes, gerentes, auxiliares y subordinados. Destacando en si lo hacen de manera alineada con los principios y valores éticos básicos.

Agregado a esto, en ellos está el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), principalmente el de las redes sociales, ya que estos son 100% nativos digitales. Esos aspectos en conjunto permiten que se vean nuevos modos de aprendizaje más centrados en la creatividad, la adaptabilidad y lo vocacional. Basados en la experiencia y el respeto hacia otras opiniones, estilos de vida, etc.

Entonces ¿Cuál es el impacto de la Generación Z en la integridad laboral?

Como mencionamos anteriormente, se caracteriza por el respeto hacia otras opiniones, estilos de vida, etc. Lo que empieza a reflejar un alto sentido de la ética y justicia social, que tiene un impacto en la cultura organizacional dentro de las empresas. ¿Cómo se fleja estas características en ellos?

01. Tienen mayor conciencia sobre la ética

Ahora los Gen Z y nuevas generaciones se están volviendo más propensos a cuestionar comportamientos poco éticos y a denunciarlos, se vuelven colaboradores que les importan que las empresas tengan un código de ética claro y que lo cumplan de manera consistente.

02. No temen denunciar alguna activa irregular:

Son temerarios y no tan apegados a seguir normas que no sean parte de sus principios, es por esto que los vuelve más propensos a denunciar comportamientos contraproducentes y antiéticos, incluso si esto significa poner en riesgo su trabajo.

Utilizan canales como las líneas de denuncia anónimas y las redes sociales para exponer las malas prácticas esto porque con toda la información que tienen rechazan cualquier tipo de discriminación, abuso y acoso laborales que generan consecuencias en la salud mental de los empleados como es el burnout.

03. Le dan más peso a las organizaciones que cuentan con un ambiente de trabajo inclusivo

Ahora más que nunca el ámbito del DEI (Diversidad, Equidad e Inclusión) son temas que han crecido con ellos, como son nativos tecnológicos, ahora estás practicas son irrelevantes para ellos porque lo consideran algo del día a día. Sin embargo, notan que no varias empresas lo toman a consideración por ello, se vuelve un factor decisivo para ellos a la hora de aceptar un trabajo, buscan empresas que promuevan la diversidad, la equidad y la inclusión.

Todo esto da como conclusión que esta generación crea una pauta a la sociedad a repensar, reflexionar y reconsiderar las actuales dinámicas, las formas de hacer, las prácticas y las estructuras. Ya que estos jóvenes “cristal” pueden lograr que se valore y replanteé la interacción con la que se ha manejado el mundo laboral.

Es importante recordar que la integridad es el principal impulsor del éxito a largo plazo de una organización.

Por eso ¡Utiliza nuestra prueba Veritas Integridad! para qué cuando te toqué contratar a algún candidato Z sepas cual es el nivel de riesgo que este representa. Tomando en cuenta parámetros como lealtad, confiabilidad y robo. 

Comparte:

LinkedIn
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Déjanos tus datos